What’s Our Message? / ¿Cuál es nuestro mensaje?

What’s Our Message?

    by Byron Pellecer, WDC Associate Conference Minister (Texas-Based)

In a recent conversation with some friends, we reflected on our preaching – the nature and content of the message. In addition, we asked, how are we living it out?

The conversation centered around church growth, faith formation, leadership development, revitalization and the Missio Dei (mission of God). Our reflection included some eschatological nuances.  “And this good news of the kingdom will be proclaimed throughout the world, as a testimony to all the nations; and then the end will come” (Matthew 24:14 NRSV).

Reaching out into the community through service, evangelism, discipleship, mission, commissioning and mobilizing, and not just the other way around, could be a good road map or GPS to address the above concerns.

Simple preaching and teaching and simple living were some of the most common characteristics of the early Jesus movement. It was a theological message and not just an anthropological approach. They were clear, God was and still is, at the center of their lives.

They believed they were entrusted with the mission of the proclamation of the kingdom of God. Taking it seriously and living it out was not that easy, but little by little they saw opportunities to witness in their neighborhood about Jesus Christ. Eventually, they learned and seriously committed to it. They were not just “an outpost” of it, they began their journey by living as kingdom people, inviting, equipping and commissioning others. It was not another “church program”, it was their lives.

Consequently, they lived the gospel of Christ, they had a lasting missional impact in the lives and hearts of people; this made their message theologically sound.

They relied on Jesus’ words and lifestyle to experience eternity and newness of life as they walked among their communities, in their ‘barrios’.
.
They practiced a local missionary approach as much as they were committed to a more enhanced geographical and demographical model (Acts 1:8). They really believed the gospel could transform the lives and hearts of all people. As they seriously committed to the Missio Dei, they challenged the status quo of their time, including the religious system, classist and societal disparities, economic inequalities, and systems and lives were changed.

The early movement wanted to be the community of faith that Jesus intended them to be. How is our preaching?  What is our core message? How are we living it out?

————–

¿Cuál es nuestro mensaje?
By Byron Pellecer, WDC Associate Conference Minister (Texas-Based)

En una conversación reciente y mientras compartía con algunos amigos, reflexionamos sobre nuestra predicación, la naturaleza y el contenido del mensaje. Además, no pudimos escapar el preguntarnos; ¿Cómo lo estamos viviendo?

La centralidad de nuestra conversación fue sobre el crecimiento de la iglesia, la formación en la fe, el desarrollo del liderazgo, la revitalización y la Misión Dei. Nuestra reflexión incluyó algunos matices escatológicos. “Y estas buenas nuevas del reino serán proclamadas en todo el mundo, como un testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

Inculcar el énfasis y las prácticas de alcance y el servicio, el evangelismo y el discipulado, la misión y la comisión y la movilización de la iglesia en la comunidad y no solo al revés, podría ser un buen mapa para trazar una ruta-GPS para abordar las preocupaciones antes mencionadas.

La predicación y la enseñanza sencillas y la vida simple fueron algunas de las características más comunes en los inicios del movimiento de Jesús. Era un mensaje teológico y no solo un enfoque antropológico. Eran y estaban claros, Dios estaba y todavía está, en el centro de sus vidas.

Ellos creían que se les había confiado la proclamación del reino de Dios; esa era su misión. Tomarse en serio y vivirlo no fue tan fácil, pero poco a poco se les presentaron oportunidades para involucrarse con su vecindario para ser testigos de Jesucristo. Con el tiempo, aprendieron y se comprometieron seriamente a eso. No eran “solo un puesto de avanzada”, sino que comenzaron su viaje viviendo como personas del reino, invitando, equipando y comisionando a otros. No fue ‘otro’ programa de la iglesia, era su estilo de vida.

Ellos vivieron consecuentes al evangelio de Cristo, tuvieron un impacto misional duradero en las vidas y los corazones de las personas; esto hizo que su mensaje fuera teológicamente sólido.

Confiaron en las palabras y el estilo de vida de Jesús para experimentar la eternidad y la novedad de la vida mientras caminaban entre sus comunidades, en sus “barrios”.

Practicaron un enfoque misionero local al igual que se comprometieron con un modelo geográfico y demográfico más amplio (Hechos 1: 8). Pareció ser que realmente creía que el evangelio era capaz de transformar las vidas y los corazones de la humanidad. Parece ser que estaban “seriamente” comprometidos con la Missio Dei y mientras desafiaban el statu quo de su tiempo, incluyendo el sistema religioso, las disparidades clasistas y sociales, las desigualdades económicas, entre otros asuntos.

El movimiento de Jesús en sus primeras etapas quería ser la comunidad de fe que Jesús querían que fueran. Consecuentemente, ¿Cómo es nuestra predicación y nuestro mensaje central? ¿Cómo lo estamos viviendo?

Subscribe to News via RSS

Comments are closed.